[vc_row css=».vc_custom_1446481829667{margin-top: 25px !important;margin-bottom: 25px !important;}» row_type=»row» use_row_as_full_screen_section=»no» type=»full_width» in_content_menu=»» icon_pack=»font_awesome» content_menu_fe_icon=»arrow_back» text_align=»left» pattern_background=»» el_class=»titulo-cirugia»][vc_column][vc_column_text]

Láser CO2 Fraccionado

[/vc_column_text][vc_column_text]

El Láser CO2 en  su versión fraccionada, consiste en la aplicación de luz  láser que incide sobre la piel en forma pixelada, actuando sobre las zonas de forma parcial, dejando áreas sin tratar, lo que contribuye a un menor daño y a una recuperación más suave y progresiva.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row css=».vc_custom_1446481582969{margin-top: 25px !important;margin-bottom: 25px !important;}» row_type=»row» use_row_as_full_screen_section=»no» type=»full_width» in_content_menu=»» icon_pack=»font_awesome» content_menu_fe_icon=»arrow_back» text_align=»left» pattern_background=»»][vc_column width=»1/2″][vc_column_text]Asimismo nos permite ajustar la intensidad de energía a aplicar dependiendo del tipo de piel, del tratamiento necesario y del tiempo que el/la paciente dispone su incorporación a su vida social y/o laboral.

De esta forma podemos pautar más o menos sesiones, con mayor o menor intensidad. Cuanta más energía apliquemos, los efectos del láser serán más profundos y el tiempo de recuperación más amplio, pero necesitaremos menos sesiones. Por el contrario si aplicamos menos energía, el daño sobre la piel será menor, la recuperación será más rápida, pero necesitaremos más sesiones. Este láser tiene la ventaja de su versatilidad y menor morbilidad o posibilidad de complicaciones y mayor tolerancia al ser menos doloroso, por lo que habitualmente se hace sin anestesia, acompañado de frío.

Está indicado para rejuvenecimiento facial, mejorar marcas de acné , aclarar manchas o mejorar estrías.

.[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_single_image image=»609″ alignment=»right» border_color=»grey» img_link_large=»» img_link_target=»_self» img_size=»full»][/vc_column][/vc_row][vc_row css=».vc_custom_1446483025003{margin-top: 35px !important;margin-bottom: 50px !important;}» row_type=»row» use_row_as_full_screen_section=»no» type=»full_width» in_content_menu=»» icon_pack=»font_awesome» content_menu_fe_icon=»arrow_back» text_align=»left» pattern_background=»»][vc_column width=»1/1″][vc_tabs style=»horizontal_left»][vc_tab title=»Dátos Técnicos» tab_id=»c707cde4-fda1-8″][vc_column_text]

Duración:

Dependiendo de la zona a tratar de 30 minutos a 2 horas.

Recuperación:

Dependiendo de la intensidad aplicada de 1 a 10 días.

Anestesia:

No requiere en muchos casos y en otros se aplicará una crema anestésica y frio local durante el procedimiento.

Número de sesiones:

A concretar en consulta según caso.[/vc_column_text][/vc_tab][/vc_tabs][/vc_column][/vc_row]