[vc_row css=».vc_custom_1446481829667{margin-top: 25px !important;margin-bottom: 25px !important;}» row_type=»row» use_row_as_full_screen_section=»no» type=»full_width» in_content_menu=»» icon_pack=»font_awesome» content_menu_fe_icon=»arrow_back» text_align=»left» pattern_background=»» el_class=»titulo-cirugia»][vc_column][vc_column_text]

Cirugía de Pómulos

[/vc_column_text][vc_column_text css=».vc_custom_1446486786230{margin-top: 25px !important;margin-bottom: 25px !important;}»]

Esta cirugía se realiza para corregir la falta de desarrollo o aplanamiento de los pómulos o para dar un mayor resalte a esta zona. Se lleva a cabo mediante la colocación de unas prótesis.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row css=».vc_custom_1446481582969{margin-top: 25px !important;margin-bottom: 25px !important;}» row_type=»row» use_row_as_full_screen_section=»no» type=»full_width» in_content_menu=»» icon_pack=»font_awesome» content_menu_fe_icon=»arrow_back» text_align=»left» pattern_background=»»][vc_column width=»1/2″][vc_column_text]La intervención se realiza normalmente con anestesia local y sedación que mantiene al paciente confortable durante la cirugía o bien mediante anestesia general.

Las prótesis son habitualmente de material de silicona que se tolera bien por el organismo, existiendo diferentes tamaños para conformarse a cada caso particular según la estructura anatómica del paciente, pudiendo incluso tallarse a medida.

Actualmente venimos empleando al igual que en otras zonas faciales, la remodelación de la región malar y el aumento mediante técnica de lipofilling con la infiltración de grasa autologa tomada del propio paciente.[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_single_image image=»214″ alignment=»center» border_color=»grey» img_link_large=»» img_link_target=»_self» img_size=»full»][/vc_column][/vc_row][vc_row css=».vc_custom_1446483025003{margin-top: 35px !important;margin-bottom: 50px !important;}» row_type=»row» use_row_as_full_screen_section=»no» type=»full_width» in_content_menu=»» icon_pack=»font_awesome» content_menu_fe_icon=»arrow_back» text_align=»left» pattern_background=»»][vc_column width=»1/1″][vc_tabs style=»horizontal_left»][vc_tab title=»Datos Técnicos» tab_id=»c707cde4-fda1-8″][vc_column_text]

Duración:

De una a dos horas.

Anestesia:

Local con sedación o general

Ingreso:

Régimen ambulatorio o veinticuatro horas.

Síntomas:

Inflamación y hematomas.

Recuperación:

Incorporación laboral: De una semana[/vc_column_text][/vc_tab][vc_tab title=»Más Información» tab_id=»fe8ccf3d-537c-0″][vc_column_text]Las prótesis se introducen desde el interior de la boca, por lo que no quedan cicatrices visibles. Una vez practicada la incisión en el interior de la boca se crea una cavidad a nivel de los huesos malares sobre los que asentarán los implantes. La duración de la intervención es normalmente de una hora u hora y media, dependiendo de cada caso.

Las molestias son generalmente pequeñas, derivadas de la sensación de inflamación consecutiva a la intervención, siendo fácilmente controlables mediante la medicación adecuada. La inflamación alcanza habitualmente su máximo hacia el segundo o tercer día para comenzar a disminuir lentamente en las siguientes semanas. Hay que tener en cuenta que el proceso de cicatrización es un proceso lento y gradual, por lo que la inflamación residual puede tardar en desaparecer de dos a tres meses o a veces algo más, si bien la mayor parte desaparece en las primeras 2-3 semanas.

El paciente es dado de alta el mismo día o al día siguiente de la intervención. Mientras dure el proceso de la inflamación deberá evitar exponerse al sol o situaciones que conlleven acaloramiento. Podrá reincorporarse al trabajo a la semana. Las prótesis se toleran habitualmente bien, por lo que no suelen dar complicaciones. Sin embargo, como con cualquier otro tipo de implantes, ha de tenerse en cuenta la posibilidad de infección o el desplazamiento de la prótesis de su localización habitual.[/vc_column_text][/vc_tab][/vc_tabs][/vc_column][/vc_row]