[vc_row css=».vc_custom_1446481829667{margin-top: 25px !important;margin-bottom: 25px !important;}» row_type=»row» use_row_as_full_screen_section=»no» type=»full_width» in_content_menu=»» icon_pack=»font_awesome» content_menu_fe_icon=»arrow_back» text_align=»left» pattern_background=»» el_class=»titulo-cirugia»][vc_column][vc_column_text]

Lipofilling Corporal

[/vc_column_text][vc_column_text css=».vc_custom_1448993665081{margin-top: 25px !important;margin-bottom: 25px !important;}»]

El lipofilling es una técnica que consiste en la aspiración de grasa de algunas regiones dadoras y su posterior infiltración en otras zonas con la finalidad de rellenar o dar volumen, etc a determinadas áreas con una finalidad estética o reconstructiva (cara, pecho,muslos, etc).

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row css=».vc_custom_1446481582969{margin-top: 25px !important;margin-bottom: 25px !important;}» row_type=»row» use_row_as_full_screen_section=»no» type=»full_width» in_content_menu=»» icon_pack=»font_awesome» content_menu_fe_icon=»arrow_back» text_align=»left» pattern_background=»»][vc_column width=»1/2″][vc_column_text]Las principales ventajas del injerto de grasa frente a otro tipo de sustancias es su consistencia natural al tratarse de un tejido propio, que no produce alergias, la escasez de efectos adversos y su efecto duradero.

Las principales indicaciones en el cuerpo son: mamas (reconstrucción, asimetrías, etc), glúteos, muslos, brazos y secuelas de cicatrices, etc.

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_single_image image=»762″ alignment=»right» border_color=»grey» img_link_large=»» img_link_target=»_self» img_size=»medium»][/vc_column][/vc_row][vc_row css=».vc_custom_1446483025003{margin-top: 35px !important;margin-bottom: 50px !important;}» row_type=»row» use_row_as_full_screen_section=»no» type=»full_width» in_content_menu=»» icon_pack=»font_awesome» content_menu_fe_icon=»arrow_back» text_align=»left» pattern_background=»»][vc_column width=»1/1″][vc_tabs style=»horizontal_left»][vc_tab title=»Datos Técnicos» tab_id=»c707cde4-fda1-8″][vc_column_text]

Duración:

½ hora – 1hora (Dependiendo zonas).

Anestesia:

Local con o sin sedación o General.

Hospitalización:

Régimen ambulatorio o Ingreso de 24h

Recuperación:

Incorporación laboral: Prácticamente inmediata.[/vc_column_text][/vc_tab][vc_tab title=»Más Información» tab_id=»1449226946197-1-8″][vc_column_text]La grasa se succiona a través de mínimas incisiones con pequeñas jeringas y cánulas especialmente diseñadas al efecto. Las regiones más habituales de extracción de grasa son el abdomen, pubis, muslos, etc. aunque puede variar de un paciente a otro. Una vez se obtiene la grasa, se procede a su preparación y depuración para separar los adipocitos del suero con objeto de que estén lo más “limpios” posibles antes de su infiltración en el área a rellenar.

Las principales ventajas del injerto de grasa frente a otro tipo de sustancias es su consistencia natural al tratarse de un tejido propio, que no produce alergias, la escasez de efectos adversos y su efecto duradero.

El injerto graso se inyecta en las zonas deprimidas o deficitarias mediante cánulas finas, creando túneles en los cuales se van liberando los adipocitos (células grasas) de forma controlada asegurando la homogeneidad del injerto.

No se puede predecir con exactitud la cantidad de grasa que va a sobrevivir si bien la que prende al ser un tejido vivo permanece indefinidamente en su nuevo emplazamiento. A veces es conveniente realizar alguna sesión complementaria.[/vc_column_text][/vc_tab][/vc_tabs][/vc_column][/vc_row]