[vc_row css=».vc_custom_1446481829667{margin-top: 25px !important;margin-bottom: 25px !important;}» row_type=»row» use_row_as_full_screen_section=»no» type=»full_width» in_content_menu=»» icon_pack=»font_awesome» content_menu_fe_icon=»arrow_back» text_align=»left» pattern_background=»» el_class=»titulo-cirugia»][vc_column][vc_column_text]

Cirugía Íntima

[/vc_column_text][vc_column_text]

La Cirugía Íntima Femenina, Cirugía Reparadora o Estética Genital comprende un grupo de intervenciones encaminadas a mejorar estéticamente o corregir alteraciones relacionadas con el aparato genital femenino.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row css=».vc_custom_1446481582969{margin-top: 25px !important;margin-bottom: 25px !important;}» row_type=»row» use_row_as_full_screen_section=»no» type=»full_width» in_content_menu=»» icon_pack=»font_awesome» content_menu_fe_icon=»arrow_back» text_align=»left» pattern_background=»»][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]La intervención más común de las realizadas y la que demanda más consultas, es la Hipertrofia (excesivo desarrollo) de los labios menores, no sólo desde el punto de vista estético, sino también funcional por la incomodidad que provoca a las pacientes a la hora de ponerse ropa ajustada, relaciones sexuales, etc, con lo que genera asimismo trastornos psíquicos ocasionalmente. Habría que describirlo, más que como una cirugía estética, como una cirugía reparadora para solucionar una anomalía congénita, ya que con frecuencia además se dan casos de asimetría, como el mayor desarrollo o el desarrollo excesivo en un lado en contraste con el otro, etc.

Otras cirugías que realizamos aunque en menor medida son:

  • Reducción del capuchón clitorideo. Esto se acompaña con mucha frecuencia en casos de hipertrofia de los labios menores, por lo que hay que prestar atención a estos casos y efectuar dicha cirugía con efecto de solucionar el problema estético en toda su extensión.
  • Aumento o reducción de los labios mayores. En muchas ocasiones como problema único, o a veces asociado se da esta circunstancia. En pacientes delgados o que han perdido peso de forma significativa, pueden tener asimismo una disminución inestética en el volumen de los labios mayores. Esto se corregiría mediante inyecciones de grasa, extraída de la misma paciente mediante una liposucción a través de una cánula fina y que tras su procesado y preparación se inyecta (lipofilling) en los labios mayores. Aunque la reabsorción parcial puede ocurrir, suele quedar un volumen suficiente como para mejorar sustancialmente el aspecto estético o puede repetirse si el paciente así lo desea.

En cuanto al caso contrario, es decir pacientes con sobrepeso, normalmente pueden presentar unos labios mayores aumentados y con frecuencia ptósicos (caídos). Si el motivo de la hipertrofia es solo grasa, puede realizarse una liposucción, lo cual es un procedimiento relativamente simple; en caso contrario se requiere una resección de la piel y tejido subcutáneo a nivel de la unión entre vulva y parte interna del muslo.

  • La región pubiana: de forma habitual en pacientes obesos o con sobre peso o incluso sin darse estas circunstancias, puede tener un volumen excesivo, lo que puede hacerse visible a través de determinada ropa o traje de baño. La solución de este problema que acompaña en ocasiones a los anteriores, es o bien una liposucción de dicho monte de venus o una pexia o elevación si hay una caída del mismo, a través de una incisión en el pubis, anclando tejidos a la porción muscular de los músculos rectos del abdomen. La liposucción de esta zona, monte de venus, la realizamos de forma habitual en todas aquellas abdominoplastias que tienen un abultamiento en esa zona, con objeto de conseguir un mejor resultado y más armónico con el nuevo abdomen más plano.

Existen asimismo tratamientos no quirúrgicos como las inyecciones de Ácido Hialurónico para solucionar algunos de estos problemas estéticos como el aumento de los labios mayores etc.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row css=».vc_custom_1446483025003{margin-top: 35px !important;margin-bottom: 50px !important;}» row_type=»row» use_row_as_full_screen_section=»no» type=»full_width» in_content_menu=»» icon_pack=»font_awesome» content_menu_fe_icon=»arrow_back» text_align=»left» pattern_background=»»][vc_column width=»1/1″][vc_tabs style=»horizontal_left»][vc_tab title=»Datos Técnicos» tab_id=»c707cde4-fda1-8″][vc_column_text]

Duración:

Entre 45 minutos y 1 hora y media dependiendo del procedimiento.

Anestesia:

Local con sedación o general.

Hospitalización:

De unas horas a un día, en función de la anestesia elegida y de la situación individual del paciente.

Recuperación:

Prácticamente inmediata para las actividades habituales, siendo total entre 2 y 4 semanas, salvo complicaciones. Estas sueles ser mínimas y relacionadas con la intolerancia a algún punto a la cicatrización, si bien esto es sumamente infrecuente.

[/vc_column_text][/vc_tab][/vc_tabs][/vc_column][/vc_row]