Peeling o Exfoliación Cutánea

Es una técnica que se emplea para mejorar el aspecto de la piel a través de la renovación acelerada de las capas más superficiales de la piel (exfoliación) y la reparación de las capas más profundas.

Las indicaciones habituales de los diferentes tipos de peeling son: disminuir la profundidad de las arrugas, controlar el exceso de grasa y la inflamación propia de las pieles acnéicas, mejorar las manchas oscuras de la piel y homogeneizar el tono de la misma, atenuar marcas de acné y estrías, aclaramiento de la piel en las ojeras, etc.

Los tipos de peeling variarán según la profundidad de acción de los agentes químicos utilizados, de este modo los clasificaremos de la siguiente forma:

Superficial:  para tratar líneas finas de la piel, mejorar pieles grasas y poros dilatados, homogeneizar el tono y coloración de la piel, hidratar, aportar luminosidad y mejorar la pigmentación en las ojeras.

 Medio: cuya finalidad sería tratar arrugas, mejorar manchas oscuras en la piel y estrías.

Profundo: se utiliza para tratamiento de manchas severas en la piel y cicatrices.

Según la técnica empleada puede ser: mecánico (láser), químico (agentes abrasivos) y físico (lijado)

Actualmente usamos combinaciones de diferentes ácidos para maximizar el resultado y minimizar los efectos secundarios. Entre ellos destacamos:

-Alfa-hidroxiácido: Son ácidos de frutas que sirven para exfoliar la piel, mejorando las manchas de la edad, melasma y arruguitas finas.

-Ácido ferúlico: Tiene propiedades antioxidantes, protegiéndonos de los efectos nocivos del sol, así como por su acción antiinflamatoria es útil en el acné inflamatorio.

-Ácido kójico: Es un agente despigmentante de la piel; ideal para mejorar las manchas ocasionadas en la piel por desequilibrios hormonales o la exposición al sol.

-Ácido glicólico: Se extrae de la caña de azúcar. Es una molécula de pequeño tamaño que penetra fácilmente en la piel. Se usa para mejorar las manchas, envejecimiento y acné no inflamatorio.

-Ácido salicílico: Se extrae de las hojas del sauce. Penetra fácilmente en los poros de la piel y tiene efecto antiséptico, con lo cual está indicado en lesiones inflamatorias del acné.

-Ácido mandélico: Se extrae de las almendras y es menos irritante que el glicólico. Se usa en pieles sensibles para tratar manchas y acné.

-Ácido retinoico: Estimula la formación de colágeno y reduce los poros dilatados. Es útil para tratar el envejecimiento cutáneo.

-Ácido triclorocético: Produce coagulación proteica y síntesis de colágeno. Indicado en pieles fotoenvejecidas y cicatrices profundas.

Cuidados post Peeling:

Evitar exposiciones al sol, excesivo calor y ejercicio vigoroso durante las primeras semanas, según indicaciones.

Siempre se deberá utilizar protección solar pantalla total durante al menos un mes.

Número de sesiones:

Dependerá de la indicación del peeling, individualizando cada caso.

Efectos secundarios:

Los días posteriores al procedimiento puede enrojecerse y pelarse la zona tratada.