Láser Q-Switched

Láser específicamente diseñado para eliminar lesiones pigmentadas como pueden ser las producidas por el sol (lentigos), así como los cambios de pigmentación en edades avanzadas, también para la eliminación o aclaramiento de tatuajes sobre todo los de color negro y azul.

Estas manchas y lentigos aparecen en zonas expuestas del cuerpo, principalmente brazos, dorso de las manos, cuello, parte superior del pecho, frente y cara. Este tipo de Láser tiene afinidad por ese pigmento oscuro actuando sobre él. A los pocos días aparecerá una costra que se caerá a los 10-15 días, quedando una piel sonrosada que posteriormente irá recobrando un tono más parejo al de la piel vecina.

Dependiendo del tipo de manchas y de su profundidad, pueden eliminarse en una sola sesión o requerir varias. El tratamiento dura una media hora, no necesitando anestesia y con la ventaja de poder incorporarnos inmediatamente a nuestra vida social o laboral.

Después del tratamiento es obligatorio aplicar crema de protección solar pantalla total siempre que se salga a la calle y renovar la aplicación cada dos horas.

Sesiones:

2-4 dependiendo de las características de la lesión y separadas entre sí de tres a cuatro semanas.

Duración de la sesión:

Unos treinta minutos, dependiendo de la zona a tratar.

Anestesia:

En general no necesita anestesia, aunque en personas sensibles al dolor se puede aplicar anestesia tópica una hora antes.

Recuperación:

Casi inmediata. Sobre la mancha aparecerá una costra que caerá a los pocos días.

Cuidados tras el tratamiento:

Aplicación de crema antibiótica y protección solar