Ginecomastía (Reducción Mamaria en hombre)

Intervención destinada a reducir en el hombre los acumulos de grasa o tejido en el pecho.

Utilizando un aspirador de alta presión es posible extraer las células grasas a través de una pequeñísima incisión en la piel. Sin embargo, en algunas ocasiones en las que el componente es básicamente tejido mamario es necesario recurrir a la extracción a través de una incisión localizada normalmente a nivel de la areola.

Duración:

Una hora y media.

Anestesia:

Local con sedación o general.

Ingreso:

Ambulante o a lo sumo veinticuatro horas.

Síntomas:

Inflamación y hematomas.

Recuperación:

Incorporación laboral: de uno a tres días

Ejercicio: de una tres semanas.

La operación puede realizarse con anestesia local acompañada habitualmente de sedación o general. La duración de la intervención dependerá del tamaño de las zonas y de la técnica, si bien habitualmente es de una a dos horas. En el caso de realizarse con anestesia local y sedación puede ser tratada de forma ambulante. Si la intervención se realiza con anestesia general, el paciente es dado de alta en la clínica a la mañana siguiente.

Tras la operación se coloca en quirófano una faja adaptable a la zona aspirada o vendaje compresivo, que conforma la piel a su nuevo contorno. Deberá llevarse ininterrumpidamente durante la primera semana y a ratos otras tres semanas más. Suele haber equimosis (cardenales), así como inflamación en la zona operada que irán desapareciendo gradualmente. La actividad puede reanudarse de forma casi normal a partir del segundo o tercer día.