Reconstrucción Mamaria

Procedimientos destinados a la creación de una nueva mama tras su extirpación.

Como resultado de los avances técnicos y médicos conseguidos en los últimos años, la reconstrucción mamaria es una opción para casi todas las mujeres, incluso aquellas a las que se les ha realizado una mastectomía radical. Aunque no toda mujer a la que se le ha realizado una mastectomía tiene la necesidad de que se realice una reconstrucción, es conveniente que conozca las posibilidades por si valora esta opción, ya que para muchas mujeres, la extirpación de su mama puede producir  una serie de trastornos de tipo anímico que incluso ocasionalmente podrían desencadenar una depresión.

Duración:

Dependerá del tipo de intervención ya que son técnicas muy variadas y en ocasiones complejas

Anestesia:

General.

Ingreso:

24/48 horas.

Recuperación:

Incorporación laboral: Una a dos semanas.

Ejercicio: un mes y medio.

En los casos de extirpación por cáncer puede efectuarse una RECONSTRUCCIÓN INMEDIATA, en el mismo tiempo que la mastectomía, o una RECONSTRUCCIÓN DIFERIDA. En el 1er.caso, esta reconstrucción no interferirá con las terapias asociadas de Radioterapia, Quimioterapia u Hormonal. En el caso de reconstrucción diferida, recomendamos la reconstrucción precoz una vez finalizado el tratamiento completo. En los casos que solo requieren mastectomía, se iniciará la reconstrucción a partir de los 6 meses de la intervención. En las pacientes que requierancompletar el tratamiento quirúrgico con quimioterapia, radioterapia u hormonoterapia, la reconstrucción se podrá iniciar a partir de los 3 meses de finalizado todo el tratamiento. Existen varias técnicas para la reconstrucción de mama, y la utilización de una u otra está en función de las características de la paciente (cantidad y calidad del tejido disponible, características de la mama contralateral, hábito corporal, etc.). Cada paciente debe de ser evaluada individualmente no solo en lo que concierne a su exploración física, sino también en cuanto a su deseo de recuperar la mama y su disposición a someterse a la cirugía que supone la reconstrucción. Nuestro criterio es utilizar en cada paciente el método más sencillo que proporcione el mejor resultado.

A continuación comentamos los métodos de reconstrucción, que habitualmente utilizamos, en orden de complejidad tanto para la reconstrucción inmediata como diferida y ambos son aplicables tanto para la reconstrucción inmediata como diferida ya que la única diferencia está en el momento de efectuar la cirugía, ya sea conjuntamente con la mastectomía o bien de forma diferida:

· El implante de prótesis mamaria consiste en la implantación de una prótesis mamaria y posterior reconstrucción del complejo areola-pezón. Es aplicable preferentemente en los casos con buen tejido disponible y que tienen una mama contralateral pequeña.

· En aquellos casos, poco comunes, que no se pueda introducir el implante en el momento de la mastectomía por falta de tejidos disponibles al hacer la extirpación de la mama, o no sea conveniente por cualquier otro motivo, un expansor tisular es el método de reconstrucción más frecuentemente utilizado. Consiste en la implantación de una prótesis que se expande gradualmente para dilatar la piel, a través de una válvula en la misma prótesis, mediante el relleno progresivo de suero, al igual que se va expandiendo la piel del abdomen durante un embarazo. Aunque hay expansores que pueden quedar de forma definitiva una vez completada la expansión y conseguido el volumen deseado, lo habitual es que posteriormente sea sustituido por una prótesis de gel de silicona, dada la mejor consistencia de la misma y no mantener una válvula rígida. El periodo de expansión suele durar unas 4-6 semanas, según las características personales, con inyecciones periódicas. La operación se realiza habitualmente con anestesia general. La duración de la intervención puede variar de una a dos horas.

 · Otros métodos más complejos reservados a los casos cuyo tejido disponible es muy escaso o de mala calidad (radionecrosis, radiodermitis, fibrosis, etc.) o en casos en que se prefiere lareconstrucción  con tejidos propios (autólogos) se utilizan colgajos de zonas próximas o distantes que incorporan un músculo (dorsal ancho) o un bloque de tejido muscular (recto anterior del abdomen) y el tejido graso y cutáneo del abdomen o solo estos últimos (grasa y piel) transfiriéndolos con técnicas microquirúrgicas,  con el que se conforma la mama.

Habrá que seleccionar que pacientes pueden ser buenos candidatos a estas cirugías.

La mayoría de las pacientes requieren cirugía correctora sobre la mama contralateral (mastopexia (elevación), mamoplastia de aumento o de reducción) con el fin de lograr una adecuada simetría en función de que la otra mama sea grande o caída o requiera un aumento de volumen para igualarla a la reconstruida. En función de cada caso particular se elegirá la técnica y el momento más adecuado para la corrección.

En mamas de riesgo, puede efectuarse asimismo una mastectomía subcutánea con colocación inmediata de prótesis en el plano submuscular.

En todos los casos se realiza habitualmente en un tiempo ulterior la reconstrucción del complejo areola-pezón, técnica que normalmente se lleva a cabo con Anestesia Local y en régimen ambulatorio, aunque también puede emplearse un método de tatuaje como alternativa.