Aumento de Pecho: Mamaplastia de Aumento

Esta intervención se realiza para aumentar el volumen del pecho a personas que lo tienen poco desarrollado o que quieren un mayor volumen del mismo. Asimismo en casos en que su tamaño se ha reducido, como sucede en las atrofias tras embarazo o en pacientes a las que se les ha realizado una mastectomía (amputación) por tumor de mama, o presentar algún tipo de malformación congénita o adquirida.

La operación suele efectuarse normalmente mediante anestesia general y ocasionalmente bajo anestesia local y sedación. En este caso la medicación tiene por objeto quitar la tensión del paciente permitiéndole estar confortable durante la operación. En caso de realizarse con anestesia general, la paciente estará dormida a lo largo de toda la operación. La intervención consiste en la colocación de una prótesis por debajo de la glándula mamaria o bien por debajo de los músculos pectorales, lugar este último que preferimos en la mayor parte de los casos. Laincisión para la colocación de las prótesis la empleamos de preferencia a través del surco bajo la mama, si bien pueden emplearse ocasionalmente otras vías como alrededor de la areola, en su mitad inferior o en el pliegue de la axila.

El cierre de las incisiones se suele realizar con puntos reabsorbibles e internos, por lo que no hay que quitar habitualmente puntos de sutura en el postoperatorio. La operación suele durar alrededor de una a dos horas. Tras la intervención se coloca un vendaje que se mantiene por unos días, sustituyéndolo posteriormente por un sujetador que deberá llevar la mayor parte del día durante tres meses. A partir de la retirada del vendaje podrá realizar duchas diarias de la zona, cortas para no macerar las heridas.Las posibles molestias son fácilmente controlables mediante la medicación recomendada y desaparecen en uno o dos días. Normalmente la paciente es dado de alta en la clínica al día siguiente. El vendaje, como ya se ha indicado, se retirará entre las 24 y 72 h, y las suturas habitualmente no hay que quitarlas. Las cicatrices en cualquiera de las zonas elegidas son prácticamente imperceptibles en la mayor parte de los casos, disminuyendo progresivamente a lo largo de los meses.

Durante las dos primeras semanas deberán restringirse los ejercicios violentos, levantar peso y hacer movimientos bruscos con los brazos. La decisión para retornar al trabajo dependerá de laactividad individual del paciente así como de la rapidez de su normalización y del tipo de trabajo, si bien en la mayor parte de los casos pueden hacerlo tras los primeros días.

Duración:

De hora y media a dos horas.

Anestesia:

Local con sedación o general.

Ingreso:

Hospitalario.

Recuperación:

Incorporación laboral: de una a dos semanas

Ejercicio: Un mes y medio

Las prótesis de mama son envolturas de silicona rellenas con gel de silicona o suero. La utilización de implantes de silicona ha creado ocasionalmente algún tipo de polémica, por lo que es perfectamente razonable preguntarse por la seguridad de este material. Las siliconas son de amplio uso. De hecho, probablemente las haya usado, de una u otra forma. Los usos más cruciales de la silicona, sin embargo, son médicos, donde se utilizan desde 1945. Los implantes mamarios de silicona se han usado desde 1963.

En los años 80 se perfeccionaron los implantes de gel, introduciéndose las cubiertas de baja dispersión, para disminuir el exudado de gel, y también las prótesis de superficie rugosa o texturada, para disminuir el índice de contractura capsular. Hoy en día, las siliconas son los materiales más ampliamente usados en la fabricación de marcapasos, articulaciones, drenajes, shunts para hidrocefalia o glaucoma y numerosos dispositivos de cirugía plástica. Los estudios clínicos y de laboratorio o autoinmunes no demuestran conexiones entre los implantes de silicona y las enfermedades del tejido conectivo; asimismo no hay relación con el cáncer de mama. Muy recientemente se han descrito algunos casos aislados de LACG (linfoma anaplásico de células grandes) en mujeres portadoras de implantes mamarios.

Según citaba textualmente la revista americana “Plastic and Reconstructive Surgery“ de 2011, se ha informado de una asociación, sin evidencia de causalidad, entre los implantes mamarios y LACG. Se requieren más estudios para confirmar esta asociación. El LACG relacionado con la mama ha ocurrido rara vez en mujeres con y sin implantes de mama”. En el caso de pacientes portadoras de implantes “los casos de LACG no se limitan a un tipo específico de implante”.

Actualmente en una publicación sobre este tema (Plastic Reconstuctive Surgery, marzo 2015) se hace un amplio estudio revisando la literatura mundial y se concluye que aparentemente la incidencia es de 0,4% a 0,5% de los tumores malignos de mama, lo que equivaldría a 3 casos entre 100.000.000 por año en EEUU. Su comportamiento varía de casos con características mucho más benignas y un curso indolente a otros casos más malignos y agresivos. No parece estar relacionado con el relleno de los implantes y podría estar asociado a una causa crónica inflamatoria (biofilm). Las conclusiones finales sin embargo requieren futuros estudios y  análisis más exhaustivos para determinar con exactitud su importancia tanto a nivel científico como estadístico y clínico.

Como los implantes interferirán con la mamografía standard, debe de informar a su radiólogo sobre el implante y tal vez requerir mamografías diagnosticas con múltiples posiciones, o técnicas mamográficas adecuadas, asociadas a Ecografías u otros métodos diagnósticos.

Recientemente se han descrito algunos casos aislados de LACG (linfoma anaplásico de células grandes) en mujeres portadoras de implantes mamarios.

En una reciente publicación sobre este tema (Plastic Reconstuctive Surgery, marzo 2015) se hace un amplio estudio revisando la literatura mundial y se concluye que aparentemente la incidencia es de 0,4% a 0,5% de los tumores malignos de mama, lo que equivaldría a 3 casos entre 100 millones (en EEUU). No parece estar relacionado con el relleno de los implantes y podría estar asociado a una causa crónica inflamatoria (biofilm). Las conclusiones finales sin embargo requieren futuros estudios y  análisis más exhaustivos para determinar con exactitud su importancia tanto a nivel científico como estadístico y clínico.

Al igual que con cualquier otro tipo de implante, aunque los resultados sean plenamente satisfactorios, conviene tener en cuenta unos cuantos pormenores.

El organismo, ante la presencia de cualquier implante, actúa aislándolo mediante una fina membrana de tejido conectivo que rodea completamente la prótesis y que se denominacápsula fibrosa.

En algunos casos, por razones no bien conocidas, esta cápsula puede retraerse alrededor del implante, comprimiéndolo y ocasionando dureza en la mama, que puede provocar dolor, molestias e incomodidad para el paciente. Este fenómeno denominado Contractura Capsular, puede presentarse en diferentes grados, pudiéndose desarrollar desde las primeras semanas hasta años después de la intervención. No es posible predecir la reacción corporal, aunque la incidencia es alrededor de un 3% para las prótesis de superficie rugosa y la colocaciónsubpectoral. En caso de requerirse la corrección de esta contractura ha de ser quirúrgica, reservándose normalmente para grados severos de contractura capsular o en casos moderados que se acompañen de una alteración estética.

La posibilidad de que el gel de silicona traspase en mínimas cantidades la cubierta del implante, lo que se ha denominado “sudoración” o “exudado” , se ha reducido considerablemente con las nuevas cubiertas, denominándose implantes de bajo exudado y con el relleno de gel cohesivo actual. No está demostrado, en cualquier caso, que las cantidades microscópicas que pueden escapar del implante tengan efectos perjudiciales o den lugar a ningún tipo de complicaciones.

Una posible complicación sería debida a traumatismos o desgaste del material. En estos casos si existe rotura  deberá sustituirse la prótesis por una nueva para prevenir la migración del gel fuera de la cápsula.

Otras complicaciones potenciales incluyen la hipersensibilidad a la silicona, la calcificación o endurecimiento de la cubierta, así como las complicaciones posibles en cualquier tipo de intervención quirúrgicacomo infecciones, hematomas, etc., si bien son sumamente infrecuentes.

Ocasionalmente si existe caída de la mama (ptosis), se requerirá la elevación de la misma (mastopexia), además de realizar el aumento.

Sin embargo debido a la complejidad de esta intervención combinada, así como a la mayor incidencia de complicaciones de la misma y al antagonismo de ambas (una requiere la eliminación de piel, la otra necesita piel para alojar el implante), o al diferente comportamiento de ambos componentes que van a constituir la nueva mama, (glándula y prótesis) etc. Esta intervención de Mastopexia-Aumento combinada requiere una detallada información personalizada según el caso.